Viñas – Columela libro Cuarto

[Total:0    Promedio:0/5]
Se establece, contra la opinión de Atico y de Celso, que no es suficiente profundidad la de dos pies en los hoyos para plantar viñas.

De las viñas. Ya está disponible el cuarto libro de Columela:

Habiendo tú, Publio Silvino leído a muchos aficionados a la Agricultura, el libro que yo he escrito sobre el plantío de las viñas, dices haberse hallado alguno, que a la verdad han celebrado los demás preceptos que hemos dado.

Pero han censurado dos: el primero, haber yo prevenido qué se hagan los hoyos demasiado hondos, habiendo añadido nueve pulgadas a la profundidad de dos pies señalada por Celso y Atico: el segundo, haber destinado con poca inteligencia, según dicen, a cada barbado un solo apoyo, cuando estos mismos, autores han permitido con ahorro de gasto, que con dos ramas separadas y de un mismo barbado se cubran dos apoyos seguidos en un liño: cuyas dos objeciones se fundan más bien sobre un juicio equivocado, que sobre uno verdadero. Porque (para refutar antes lo que he propuesto primero) si nos hemos de contentar con un hoyo de dos pies, ¿para qué damos un agostado tan profundo a la tierra, habiendo de poner la vid a una profundidad tan pequeña? Dirá alguno que esto es para que haya por bajo de ella tierra mullida, cuya dureza no desvíe ni rechace las raicillas nuevas que se van introduciendo en la misma.

También puede suceder esto en un hoyo de dos pies y medio de hondo, si se cava el terreno con un azadón, pues el suelo fermentado e hinchado con la cava y la rellenadura del hoyo tiene más de dos pies y medio de tierra movida, y por esto deja a las raíces lugar donde se extiendan: porque la tierra en lo llano está siempre más levantada cuando está movida que cuando no lo está. Y a la verdad la postura de las plantas no exige que se les deje por bajo un lecho, profundo de tierra mullida; sino que a las vides hasta dejarles medio pie de esta tierra por bajo de las raíces, para que reciba los incrementos de estas como en un seno hospital y materno. Tomemos un ejemplo de esto en las vides que se maridan a árboles, pues cuando abrimos los hoyos, y plantámos en ellos los barbados, dejamos debajo de estos muy poca tierra mullida.

Descargalo en:

https://tiresiotermestino.blog/bibliografia-libros-gratis/

Deja un comentario

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: