Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Huertos 10 libro de Columela – 2º Tomo

[Total:1    Promedio:5/5]

 

Huertos

Sobre el cultivo de los huertos. Recibe, oh Silvino, el resto de los intereses que me había obligado a pagarte a propuesta tuya. Porque en los nueve libros anteriores te había satisfecho la deuda, a excepción de la parte que ahora te solvento. Resta pues el cultivo de los huertos, singularmente despreciado en otro tiempo por los labradores antiguos, y ahora ya el más célebre. En efecto, al paso que la frugalidad en nuestros mayores tocaba en la parsimonia, los pobres tenían la comida más abundante, manteniéndose, tanto los más principales como los más bajos, con abundancia de leche y con carne de caza y de animales domésticos, lo mismo que con agua y trigo. Después, como la edad siguiente y principalmente la nuestra, haya dado valor a los manjares exquisitos, y no se regulen las cenas por los deseos naturales, sino por los bienes que se poseen, la pobreza de la plebe, no teniendo a su alcance las comidas delicadas, ha quedado reducida a las ordinarias. Por lo cual nosotros hemos de dar preceptos con más cuidado sobre el cultivo de los huertos que lo han hecho nuestros mayores; porque el fruto de ellos está ahora más en uso que entonces; y este tratado lo daría yo en prosa, como me había propuesto para ponerlo a continuación de los libros anteriores, si no hubieran combatido mi determinación tus repetidas instancias que me han vencido a completar en verso las partes omitidas en el poema de las Geórgicas que el mismo Virgilio había dado a entender las dejaba a la posteridad para que los tratara después de él (Georg. Lib. 4 V. 147). Pues nosotros no nos debíamos atrever a esta empresa de otra suerte que por la voluntad del más respetable poeta; y así como por su inspiración hemos tomado a nuestro cargo (sin gana a la verdad por la dificultad del trabajo, bien que no sin esperanza de feliz suceso), una materia de muy poca sustancia y casi sin cuerpo, que es tan fútil que si se considera el todo de mi obra se puede contar por una partecilla de ella; pero si se mira de por sí, y como ceñida a sus propios límites, de ningún modo puede parecer bien. Pues aunque hay muchos miembros de ella, por decirlo así, de que podemos hablar algo, con todo eso son tan pequeños como granos de arena, de cuya incomprensible pequeñez (como dicen los griegos) no se puede hacer un cordel. Por lo cual este fruto de mis vigilias, sea como sea, está tan lejos de aspirar a algún elogio particular, que se dará por servido si no se hace juicio que deshonra los libros que he publicado antes. Pero concluyamos ya el prefacio.

Nueva entrega de la obra de Columela

Descargalo en:

10º libro de Lucio Junio Moderato Clumela

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: