Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Nueva entrega de Columela – El borrico

[Total:1    Promedio:5/5]

LIBRO SÉPTIMO

Del ganado menor

El borrico, habiendo de tratar del ganado menor, Publio Silvino, tendrá el primer lugar el borrico, el asnillo menor de Arcadia: este animal vil y común que quieren los más de los autores de las cosas del campo que cuando se trata de comprar y mantener bestias de carga, sea el que principalmente se procure adquirir; y no sin razón. Porque se puede mantener, aunque sea en un campo que carezca de pastos, pues se contenta con poco forraje y con cualquiera que sea, como que se alimenta con hojas de árbol o con matas espinosas, con ramas de sauce o con un haz de sarmientos. Pero con la paja que abunda en casi tocios los países, el borrico aun se pone gordo. Aguanta muy bien la desidia de un borriquero atolondrado, y no menos los golpes y la escasez; por lo cual tarda más en perder las fuerzas que cualquiera otro animal, pues como resiste sobre manera el trabajo y el hambre, rara vez le acometen las enfermedades. Este animal, cuyo mantenimiento es de tan poco costo, se emplea en muchísimos trabajos y muy precisos, mayores de lo que corresponde a su valor, pues no solo rompe con arados ligeros la tierra franca, como es la de la Bélica y la de toda la Lybia, sino que el borrico tira de los carros en no teniendo demasiado peso. Muchas veces también, como dice el más célebre de los poetas (Virgilio Georg Lib. 1º V. 273) el conductor de un borrico pesado lo carga de frutas ordinarias, y al volver de la ciudad trae una piedra de molino picada sobre él, o una carga de pez negra. Pero el trabajo casi ordinario de este animal es hacer dar vueltas a las piedras referidas y moler trigo. Por lo cual toda hacienda de campo ha menester el borrico, como el instrumento más necesario, el cual puede llevar cómodamente a la ciudad y retornar de ella, como he dicho, en el cuello o en la espalda las más de las cosas que sirven para nuestro uso. Pero cuál sea la especie más apreciable, y cuál el mejor modo de cuidar estos animales, se ha explicado suficientemente en el libro anterior cuando se dieron preceptos en orden a los de raza superior.

Como siempre, lo podéis encontrar en:

Bibliografía, libros gratis

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: