Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Colmenas 9º libro de Columela Segundo Tomo

[Total:1    Promedio:5/5]

 

LIBRO NOVENO

Colmenas y abejas, de las crías de la casa de campo.

Colmenas, tratamos de la manutención de los animales silvestres, y de la cria de las abejas, que yo llamaría con razón, oh Publio Silvino, crias de la casa de campo, supuesto que había la costumbre antiguamente de poner viveros a las liebres, a los corzos y a otras fieras semejantes junto a la casería, y por lo común por bajo de las habitaciones del amo, para que no solo recrease los ojos de su dueño la vista de la caza encerrada, sino también para que se sacasen de allí, como de una despensa, cuando la necesidad de ponerlas en la mesa lo exigiese. También se excavaban todavía en nuestro tiempo moradas para las abejas en las mismas paredes de la casería, o se les hacían en corredores cubiertos, o en huertas de árboles frutales.

Paso ahora a tratar del cuidado que se ha de tener con las colmenas, del cual no se pueden dar preceptos con más exactitud que los que ha dado ya Hygino, con estilo más florido que Virgilio, ni con más elegancia que Celso. Hygino recogió las opiniones de los autores antiguos que estaban esparcidas en monumentos separados; Virgilio las adornó con las flores de la poesía; Celso se arregló por los dos referidos. Por lo cual, ni aun debíamos empezar a tocar la materia de este tratado, a no ser porque el complemento de la enseñanza que hemos tomado a nuestro cargo exige, como una de sus partes, el hablar de ella, a fin de que el todo de nuestra obra que hemos empezado no pareciese mutilada é imperfecta, como si se le hubiese cortado algún miembro. Y aquellas cosas que se han contado fabulosamente sobre el origen de las abejas, y que Hygino no ha omitido, más bien las condonaré, haciéndome cargo de la licencia poética, que admitirlas para darles crédito. Y a la verdad, no corresponde a un hombre del campo investigar si hubo una mujer muy hermosa llamada Melisa que Júpiter convirtió en abeja.

 

Como siempre, se puede descargar en:

bibliografia-libros-gratis

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: