Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Gladius y falcata

GLADIUS: Espadas usadas por los mercenarios celtíberos (gladius hispaniensis) al servicio de Aníbal durante las guerras púnicas. Estas eran del tipo de las denominadas espadas “de antenas”, “biglobulares”, o “de lengua de carpa” utilizadas tanto por celtas como por íberos; muy prácticas para los ataques de iniciativa, ya que al ser cortas y ligeras se podía lanzar un ataque con gran rapidez, en especial estocadas, para lo que tenían una larga punta.

FALCATA: Aunque los íberos usaban el gladius, a ellos se les atibuye como arma clásica la falcata.

falcata01

 

Contrariamente a la creencia popular, falcata es un término inventado por Fernando Fulgosio en pleno Siglo XIX para describir su forma. El término en sí deriva de falcatus, -a, -um, voz latina que significa falconada, en forma de ala de halcón. Se desconoce la manera en que los iberos llamaban a esta espada; Séneca, por su parte, se refiere a ella como machaera hispanensis, probablemente debido a su similitud con la espada griega makhaira.​

La falcata posee una hoja de un solo filo que destaca por curvarse hacia delante de manera cóncava antes de retroceder de nuevo hacia el eje de simetría en la punta. Esta forma distribuye el peso para concentrar la fuerza. Pese a que su forma sugiere un empleo como arma de filo, la frecuente presencia de contrafilo en los ejemplares recuperados (el filo del borde contrario al filo principal, que ocupa cerca del tercio más próximo a la punta) parece apuntar a que también era posible su uso como arma de estocada.

Hay tres teorías que tratan de explicar su origen. Según la primera, provendría de cuchillos curvados de la cultura de Hallstatt que se extendieron por toda Europa; la segunda, quizá la más popular, postula que la falcata proviene de armas similares de origen griego como la makhaira o kopis, las cuales habrían sido introducidas en la península ibérica por medio del comercio heleno y fenicio alrededor de los siglos quinto y sexto a. C; y la última, aunque menos sostenida, tendría a la falcata como un arma de creación indígena ibera.​

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Create a website or blog at WordPress.com Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: